March 17, 2012

Gracioso. Curioso. ENFERMIZO.

Es curioso como a veces las personas reprimen lo que les duele.
Sí, muy curioso.
Pongámosle que uno tuvo una felicidad largo tiempo guardada, y que dejó escapar sin sentido alguno, sólo por estúpida estúpidez, sin pensar en lo que iba a perder.
Y luego dejó de verla por unos meses. Pero el bocho le comía al principio, no la dejaba en paz, hasta que pasó un tiempo y pudo disfrutar un poquito la vida.
Y lo volvió a ver. Y volvió a sentir todo al mismo tiempo. Y no supo qué pensar.
Claro, las ilusiones volvieron a ponerse firmes en su sitio. Como SIEMPRE me sucede.
Y claro. Llegó la patada al estómago. Firme. Como las ilusiones.
Y es gracioso. Y curioso. Y enfermizo, supongo.
Es todo eso el hecho de que ahora esté acá, medianamente bien, bloggeando, haciendo tarea, como si jamás pasó eso. Como si jamás recibí tres frases locas del FB que me hicieron temblar anoche.
Quedé fría. Un poquito más fría. Pero es gracioso que pueda disimularlo. O que pueda hacer otras cosas sin derrumbarme.
Por el momento voy a dejarlo a la idea de que soy una persona con poder de adaptación, una persona que puede pasar un momento así, aceptarlo.
Y no voy a pensar en que simplemente soy una boluda que se deja llevar por ilusiones todo el tiempo, hasta que no recibe el golpe más fuerte de todos, que la deja en banda.

~Blondiiitaa.

No comments:

Post a Comment

Leave your opinion, dickhead.