January 10, 2012

Ojalá se acordara de mí en algún momento.

Por más personas que me hablen, que me consuelen, que me distraigan, yo no puedo así.
La última vez que lo ví conectado fue el viernes. Y el fin de semana pude pensar en otros divagues, ofreciéndole un corto tiempo de memorias a él. Y hoy, lo volví a ver en el chat. Dos veces.
Sufrí como la mejor.
Lo ves? Yo no puedo fingirlo. Si cada vez que veo su cuadradito en el chat siento que se me revuelve el estómago y se me seca la garganta, cómo podría reaccionar cuando lo vea en persona? Sería terrible, terrible.
Lo extraño. Demasiado. Necesito un beso, un abrazo, sentirlo. Escucharlo hablarme, reírse, boludearme. Cualquiera de esos pequeños detalles me ponen de muy buen humor.
No quiero pensar en esos momentos que pude compartir con él. Sí, la señorita anhelaba su 14 de febrero con el ser amado, asimismo mi semana en la playa, y el día que cumplieramos el año, para demostrar que a pesar de todos, estabamos juntos, y no pretendíamos otra cosa más que estar juntos.
Pero no. Acá estoy. Escribiendo en un blog. Ojalá tuviera la certeza de que al menos se acuerda de mí, de que no descartó todo, de que siente la necesidad de actuar, pero no sabe de que forma.
 
~Blondiiitaa.

No comments:

Post a Comment

Leave your opinion, dickhead.