December 31, 2011

Confesión antes de terminar el año 2011.

Lamento a las personas que por una extraña razón, terminan leyendo este blog, porque lo convertí prácticamente en un diario íntimo de ideas locas, tonterías, y sentimientos profundos.
No me siento muy bien hoy. Y eso que es el último día del año y debería estar con más ánimo y guardar esperanzas para el año que se viene. Pero no estoy muy bien.
Primero: hace 5 días un amigo me hizo un regalo muy especial de Navidad/cumpleaños. Me trajo una perrita de la calle, que resultó ser la cosita más mimosa y cariñosa de todos. Me preocupé por cómo iba a hacer con los gastos, pero mamá me ayudó. Ayer alguien cerró mal el portón y ella se escapó. Si pasa una semana sin que vuelva, voy a tener que reorganizar las cosas como si nunca hubiera tenido mascota este hogar, como si siempre hubieramos sido solamente mi mamá, mi hermano y yo. Me siento como si faltara algo chiquito que me hacía compañía a todos lados, y que hoy a la noche no va a tener cobijo del susto por los petardos fiesteros, al igual que todas las noches siguientes.
Segundo: mi novio finalmente me pidió un tiempo, y acepté renuentemente. Qué otra me quedaba? Atarlo? Aprovecharme y no dejarlo respirar? Cada vez que pienso en eso me corren lagrimitas, pero no me quedaba otra cosa por hacer. Si lo amás, dejalo ir. Bullshit, yo no creo en eso. Pero me equivoqué y atenacé demasiado a alguien ajeno, provocando esto. Y me siento mal. Sola, de nuevo. Alejada poco a poco de él, sin saber que hacer, a la deriva.
Me vuelvo a acordar de todo y me caen lágrimas de vuelta. Tengo que fingir hoy una cara de alegría ante el año nuevo, pero que se sepa que hoy voy a estar totalmente deprimida, porque pretendía terminar bien el año, y comenzar bien el 2012.
Y justamente eso fue lo que no me pasó.

 Volvé, Orejitas, te extrañamos :(

~Blondiiitaa.

No comments:

Post a Comment

Leave your opinion, dickhead.