April 26, 2011

Fiu, fiu

Fffffffffffffffffffffffffiu.
Logré salir del paso, GENIAL. Logré un arreglo. Bueno, no, no es así. Digamos que él estaba realmente enojado ayer, y cuando se le pasó todo decidió reconciliarse. Ahora estamos mucho mejor.
Decidí no reaccionar agresivamente, lograr un cambio positivo; poder ser lo mejor de su día, y no lo que lo deprima; la única, ÚNICA, que pueda levantarle el ánimo con solo un beso, un abrazo, una mirada, y una caricia.
Dios, como desearía borrar todo lo que nos perjudica para así vivir mejor, sin peleas. Pero así se aprende.



~Blondiiitaa.

April 25, 2011

La re puta madre :(

Pero la re puta madre, me tengo que desahogar de algún modo, YA. No puede ser, no entiendo nada, es todo tan confuso :(
Ya no sé si es culpa mía, culpa suya, culpa de ambos, si quiera si es cuestión de culpar a alguien: sólo sé que no me quiero pelear, que no quiero que estemos mal, quiero que estemos bien.
Me planteé ser lo mejor de su vida, y cada día salimos con un nuevo conflicto, y todo por algún comentario al azar, o una acción al descuido. Dios, ojalá tuviera un manual para estas cosas. Sería mucho más fácil.
Pienso, y digo: por qué  me tocó tan buena persona como pareja, y cómo hace conmigo, que soy una bestia total, completamente agresiva, falta de respeto, que a pesar de todo lo que pasó, aún sigue aprendiendo cosas? Quiero complacer a los demás, y me la ponen difícil. Así, de la única manera que puedo reaccionar es agresivamente, no puedo evitar pensar dos veces las consecuencias. Para colmo, recibo las críticas de los demás pidiendo que me calme, que piense antes de hablar, y de hacer: pero a pesar de haber recibido castigos y sufrido, no puedo cambiar, es MI NATURALEZA.
Creo que necesito un incentivo realmente poderoso para poder dar cuenta de todos los cambios indispensables en mí, y ser mejor persona. Espero que llegue pronto, EN ESTE INSTANTE, así finalmente puedo sacar algo productivo de mí.

~Blondiiitaa.

April 24, 2011

Abrí los ojos,,,


   Abrí los ojos, y no vi nada más que oscuridad. Espesa oscuridad. Estaba maniatado, y las cuerdas me cortaban lentamente la circulación, lastimándome.
   Cómo llegué hasta aquí, no tengo idea. Bueno, tal vez si. Me duele la cabeza, me es difícil recordar las cosas que hice. Probaré memorizar.
   ¿Mi nombre? No. ¿Mi edad? Tampoco. ¿Familia? Menos. Soy un desconocido en mi propia mente. Es increíble las nimiedades que una persona puede llegar a aprenderse, y cuando viene el momento más importante, el suspenso, se tiene la mente en blanco.
   Un cuarto. Un cuarto mohoso y oscuro. Con olor a humedad, cucarachas y ratas dando vueltas por el piso. Por lo menos no perdí el poder de percepción.
   Un intento más de memorizar. Ahí lo veo. O mejor dicho, la veo.
   Era muy linda. Al menos, así la recuerdo. Con curvas pronunciadas, prominentes, de espeso cabello negro y enrulado, y tez aceitunada. Aunque estaba de espaldas, llevo la extraña certeza de haberle visto la cara, observado, adivinado sus exóticos rasgos.
   Puedo recordar nítidamente que hubo momentos de mi vida que compartí con ella, que la sostuve entre mis brazos, que observé la profundidad de sus ojos negros; pero sólo llevo la vaga certeza, porque cuando quiero recordar su cara, todo se vuelve nebuloso y desenfocado, como una tarde de niebla. Eso me frustra hasta el extremo.






Y la re concha de la lora, que empiezo una historia y no sé como seguirla ¬¬