February 6, 2011

anhelos

Es hasta hoy, que me sigo preguntando por tu suerte. Es verdad que nos volveremos a ver otros dos años más, pero no soporto el mirarte sin saber que piensas, a quien observas, a quien aprecias. Dicen que el tiempo cura las heridas y hace olvidar, pero lo único que logró hacerme fue atenuar el dolor y darme cuenta de que aún eres parte de mí. Debo olvidarte, mi mente me lo reclama, pero mi corazón sigue anhelando tus miradas tímidas, tus impetuosos halagos, tu arrojos en defensa mía. Se que esto es público, y que soy demasiado transparente como para que los demás den cuenta de que mis sentimientos son vigentes, pero no puedo evitar volcar mis pensamientos en algo, para que mínimamente algún cibernauta que sufra lo que yo estoy sufriendo se compadezca, o se sienta lo suficientemente identificado como para leer esto y decir: 'yo te entiendo'. Trato de refugiarme en lo cotidiano, con el alivio de que por algunas horas puedo olvidarte. No puedo imaginar mi reacción si llegaras a estar con otra, si tu mirada pasara de posarse en mí, a posarse en los ojos de otra enamorada. Solo espero tener la hipocresía suficiente para poder presentar una cara de felicidad mientras mi corazón sangra por esa pequeña ilusión de amor. Supongo que mi defecto es confiar demasiado rápido en la gente en busca de un refugio de amistad, y a veces más íntimo. No me lo critico, pero a veces es mi fuente constante de dolor. Quién sabe, capaz fuimos muy rápidos y creímos sentir algo que no era real, pero creo entender que lo que sentía era muy cercano a amarte, y que lo tuyo no era algo impetuoso, sino algo que se incubó meses, entre miradas que se buscaban, charlas y roces al descuido. En fin, solo espero que eso que vengo pidiéndole al destino días enteros se cumpla; creo que lastimé otros corazones en busca del que pretendo, y no quiero descubrir que no es para mí.

~Blondiiitaa.

No comments:

Post a Comment

Leave your opinion, dickhead.