July 19, 2010

A few words to say...

   Bueno, como ven , no es que escriba gran cosa en este blog, y eso que los blogs se crean para eso. Mas que nada, subo letras de canciones. La verdad, las subo porque en general dejan una huella en mí, ya porque son muy bonitas, o porque me identifico con ellas. No es una excusa, es la realidad.
   Ya está, hablemos de realidad. Hablemos de mi realidad. La realidad que veo día a día. La que experimento. La que tengo que soportar.
   La verdad, no es tan malo. Perdón que lo diga así de duramente, no puedo evitarlo. Hay cosas que hacen que esta vida que llevo no sea tan aburrida.
   Mis amigos. Me cuesta un montón hacérmelos, pero los valoro muchísimo, y cuando alguno deja de estar ahí para mí, me duele profundamente. Recuerdo que el año anterior estuve en un colegio bilingüe, algo nuevo, y éramos pocos en secundaria. Digamos que empezamos siendo 5 en noveno, 2 en octavo, y 13 o 14 en séptimo. Entre 1ro y 2do Polimodal sumarían unos 30 masomenos. Una pequeña comunidad. Eran todos muy unidos, todos se complementaban.
   Digamos que yo fuí el bicho raro del lugar. Hasta que no pasó la primera mitad de año no me pudieron soportar, y recién a finales de año nos hicimos realmente amigos. Mi primera obra de teatro como protagonista fue allí, y fue una de mis mejores experiencias.
   Fue mi único año en ese colegio. Ahora estoy en otro colegio, ya que me mudé. No tenemos más la camioneta y sería mucho trabajo ir a un colegio más lejos. El actual me queda bastante más cerca, y me puedo permitir tomar el colectivo para ir allá.
   Acá me fue más fácil entablar amistad con los chicos, cosa de dos semanas. Pero empecé a hablarme realmente con ellos al cabo de dos meses, cuando nos tomamos confianza mutuamente y aceptamos nuestras diferencias. Ahora me hablo con muchísimas personas, tengo íntima amistad con una compañera de mi curso y un chico de 3ro Polimodal, y estoy saliendo con un chico también de mi curso.
   Ese chico es también otra razón por la que la vida no me es tan aburrida. Es mi segunda semana de relacíón, pero la valoro en extremo. Mejor me explico: la primera vez que nos hablamos fue el viernes de la primera semana de clases, que la profesora de Salud nos juntó para hacer una cartulina del Día Internacional del Agua. Recuerdo que estabamos con mi amiga, el chico, y su amigo. Con él armámos un escándalo por la respuesta a una pregunta, que no tenía sentido después de todo. En ese momento no me fijé en él. Me fijé en él un mes después, luego del cumpleaños de 15 de una compañera.
   Ví que me miraba esa noche de un modo especial, y decidí fijarme un poco más en su comportamiento. Supongo que no fue sorpresa que me enamorase, pero así fue. Yo terminé enamorada de él, y mi amigo sugirió que le demostrara sutilmente mis sentimientos, ya que según él, el sentimiento era mutuo. Yo no lo creía, pero tímidamente proseguí, y un buen día (el segundo día de la Semana de la Dulzura), lo besé. Dos días después, empezamos a salir.
   Que se yo, mi mente dice que me enamoré, y mi corazón me transmite cosas que ni yo entiendo, pero a mi edad nunca voy a saber lo que realmente quiero. Por el momento, no quiero mirar al futuro, sino focalizarme en lo que tengo ahora a mi alcance, sin descuidar las cosas que quiero. No quiero obsesionarme con el futuro y descubrir que las cosas que estaban a mi alcance se esfumaron.
   Y bueno, así es. Para colmo, nos tenemos que mudar de vuelta, todo por un par de buitres que son mi abuela y tío, y es un gran problema. Entre que no nos sobra precisamente la plata, se nos tiran encima como muertos de hambre, y bla bla bla.
   Bueno, eso es un poco de mi realidad. Tiene su parte buena y su parte mala.
   Además, hay muchas cosas que oculto. Si me ves superficialmente en el colegio, la calle, o el Facebook, decís 'huy, la debe pasar re bien!'... BULLSHIT.
   Ojalá todo fuera perfecto. Tengo una personalidad enloquecida y maltratada por el entorno. Parezco sociable y no lo soy, y parezco tímida y no lo soy. Generalmente no me cuesta decir en la cara lo que pienso, pero hay cosas que sinceramente no me salen, y son completas boludeces. Me tildo, tartamudeo, me quedo callada, y todo lo que pensaba decir se ahoga en un mar de indesición.
   Y todo porque temo la opinión externa. Temo que vean mi fachada colegial, y al verme libre en mi territorio, se burlen y me echen de su grupo. Cuando miro a mis amigas del Face, pienso en la facilidad de ellas de sacarse fotos, de mostrarse al mundo, mientras que yo soy como un caracol. Espero a la oportunidad de rebelarme, y aún así estoy insegura.
   Y cuando veo que no me rechazan como yo esperaba, sino que me aprecian de igual manera, me sorprendo y emociono, porque no espero esa reacción, al ver como me trataron años anteriores.
   Así es la cosa. Así lo veo yo. Y no espero que nadie concuerde conmigo. Al contrario, espero que acepten mi distorsionada, deforme y loca visión del mundo.
   I say goodbye...

~Blondiiitaa.

1 comment:

Leave your opinion, dickhead.